La Unidad del Todo

Hace cerca de dos meses me fui a caminar a la montaña.

A mitad de camino llegué a un lugar muy especial para mí.

Desde allí hay una vista espléndida, mirando hacia el este.

Salía el sol.

Hice una rutina de movimiento de energía y fui transportada a otra dimensión.

Al continuar mi camino, la tierra con su energía anclaba mis pasos en ella.

Todo tenía un brillo especial.

Entre los árboles podía sentir cómo me abrazaban con su energía.

Era una más entre ellos, todo fluía.

Ya no era una, era un todo en ese espacio, con la montaña.

Tremenda gratitud me inunda por ese momento.

El “Todo” me acompaña.

Namaste.

Esta entrada fue publicada en autoayuda y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s