los sueños… ¿sueños son?

Había una guerra encarnizada,
los dioses gigantes estaban entre la humanidad.

Yo era tan grande como ellos.
Los edificios eran pequeños.
Les corté la cabeza
y las expuse en la terraza de un bloque de edificios,
mientras cocinaba sus cuerpos
en una sartén, también, gigante.

De pronto, sus cabezas,
empezaron a abrir los ojos.
Pensé ‘no puede ser’.

Y apareció el diablo,
mucho más grande
de lo que había imaginado.

Las cabezas formaron un circulo
y proyectaron en su centro
un ojo que todo lo ve:
pasado, presente, futuro…
de aquí, de la galaxia y del universo entero.

Huí.

Ya a tamaño normal,
y siguiendo en las calles
de este mundo,
me encontré cara a cara
con el diablo enfurecido,
embistiéndome.

Suplicaba piedad,
cuando yo no la había tenido.

Y me encontré colocándome una armadura,
empuñando una espada por la justicia,
y de fondo el mundo moderno.

El jefe del equipo, me miró y me dijo:
Tú moriste ayer.

¿Cómo?
Se hizo un vacio lleno de dudas.

Desperté.

Esta entrada fue publicada en conciencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s